91 542 28 00 Contactar arrow 02

 
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La preparación de exámenes es un proceso personal e individual. Cada estudiante parte de unos conocimientos, asignaturas, plazos, contextos y hábitos distintos. Además de invertir tiempo de estudio y llevar las asignaturas al día, proponemos algunas recomendaciones prácticas para afrontar esta época de trabajo.

 

  • Averigua cuál es tu momento de mayor rendimiento a lo largo del día y organízate para estudiar durante esas horas. Prueba a estudiar en ciclos de unos 50 minutos, planificando descansos de 5-10 minutos. Con esta estrategia puedes alargar el tiempo total de estudio al cabo del día.
  • Es posible que te sientas angustiado y no sepas cómo abordar tanto trabajo. Es necesario priorizar y organizar las tareas. Elabora una planificación realista según tus objetivos, es decir tendrás que responder a las siguientes preguntas: ¿Cómo llevo esta asignatura? ¿Cuánto tiempo de estudio necesito dedicar cada día para dominar la materia? ¿Cómo puedo organizar mis repasos?
  • Recuerda que el objetivo del estudio es la comprensión de conceptos. Para comprobar que has entendido completamente trata de explicar los contenidos a otra persona, mejor si sabe poco del tema. ¡Si consigues que lo comprenda vas por buen camino!
  • Recoge información precisa acerca de la forma de evaluación: temario que entra, pruebas objetivas, preguntas de desarrollo, orales, trabajos, prácticas. Estudiar de acuerdo al tipo de prueba que se va a utilizar para evaluar puede marcar la diferencia.
  • Conoce bien las preferencias del profesor, qué temas son los que más destaca y trata de elaborar posibles preguntas de examen según estudias. Además de resolver dudas, aprovecha las tutorías para identificar la mejor forma de enfocar la asignatura.
  • El volumen de información que vas a manejar requiere el uso de esquemas, mapas mentales, mnemotecnias, fichas, todo aquello que te ayude a recordar mejor lo que vas estudiando.
  • Realiza simulaciones de exámenes en condiciones similares a las reales, es decir en el mismo tiempo que en el examen real y sin consultar apuntes. Practicar con los de años anteriores suele ser la mejor manera. Además de comprobar tus conocimientos este ejercicio te da la oportunidad de observar cómo funcionas bajo presión.
  • Para sostener el esfuerzo continuado que suponen estas semanas, es importante cuidar el descanso. Nuestro cerebro necesita integrar las experiencias del día y para que haya un aprendizaje duradero necesitas proporcionarle las horas de sueño adecuadas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk